fbpx Skip to main content

¿Te han hecho ghosting alguna vez? 

Puede que consideres que el final de una relación -idependientemente del tiempo y el compromiso del vínculo- fue abrupto e inesperado, pero tengas dudas acerca de si fue ghosting o si simplemente no terminó de la forma en que esperabas que suceda.

No eres la única persona que se enfrenta a esta pregunta: “¿Me ghosteó?”. El ghosting puede provocar mucho dolor y requiere que sepamos cómo gestionarlo. Por eso, antes de cualquier otra cosa, es importante tener claro en qué consiste.

¿Qué es el ghosting?

El ghosting sucede cuando alguien cesa de manera abrupta cualquier tipo de comunicación o contacto sin dar ninguna explicación.

Es un fenómeno bastante habitual en los modos de vincularnos y socializar actualmente, que suele dejar una gran sensación de incertidumbre y rechazo, pudiendo generar heridas bastante profundas a quien lo recibe.

Ghosting

Aún con esta definición, las relaciones humanas son tan diversas y únicas que no siempre es claro trazar la línea. A continuación, algunas claves para descubrir si has sufrido ghosting.

¿Cuando sí es ghosting?

  • LA PERSONA ABANDONA LA RUTINA COMPARTIDA: Si tenían una rutina de hablar por WhatsApp cada determinado tiempo, y luego de pasar uno, dos, tres o más mensajes, y sin que exista ninguna situación extraordinaria, la persona corta esa rutina que tenían saliendo totalmente de su ritmo habitual de conversación para anularla por completo.
  • VIENE EL SILENCIO REPENTINO: Se trata de ghosting cuando la otra persona comienza a poner excusas, a dejar tus mensajes siempre en “visto”, a no responder a ningún intento de comunicarte con ella -e incluso te bloquea-. De un momento a otro, sin que haya sucedido nada ni hayan conversado acerca de tomar distancia, no sabes nada más de él o ella.
  • SE PRODUCE UNA DISTANCIA UNILATERAL: Estás recibiendo ghosting si en un vínculo que parecía ser lindo y sano para ambas personas, una de ellas corta todo tipo de contacto de manera unilateral. Esta distancia sucede sin comunicar ABSOLUTAMENTE NADA, por lo que deja a la otra parte del vínculo completamente confundida.

Es importante tener en cuenta que solo hablamos de ghosting cuando el vínculo parece sano, y en ningún caso cuando hay violencia y el corte del vínculo es la manera más sana de poner un límite y recuperar la salud mental.

Lo cierto es que las redes sociales y sus interacciones nos confunden muchísimo. Muchas veces interpretamos situaciones que NO son Ghosting como tal. 

¿Cuándo NO es ghosting?

  • HAY VIOLENCIA PRESENTE: Cuando se da por finalizada una relación violenta, en la que hubo abusos, maltratos y manipulación, se produce algo que nada tiene que ver con el ghosting: el contacto cero. Este consiste en cortar todo tipo de vinculación como modo de establecer límites sanos y de generar autocuidado. A diferencia del ghosting, en este caso se trata de una conducta necesaria para proteger nuestra salud mental y recuperar nuestro espacio personal.
  • TE COMUNICA QUE YA NO SIENTE NADA: Sí. Esto suele ser muy doloroso, pero cuando la persona que quieres y con la que estás involucrada emocionalmente te dice que ya no siente nada por ti -o que no siente lo mismo que antes- y quiere terminar la relación.
  • SE PRODUCE UN ALEJAMIENTO NATURAL: Si la relación comienza a bajar su intensidad y el contacto se reduce porque AMBAS personas creen que el vínculo no es lo que quieren en sus vidas, no es ghosting.
alejamiento natural no es ghosting

Tod@s tenemos derecho a no querer un vínculo, a decir “Esto no es lo que yo quiero de una relación”. Rechazar un vínculo de manera responsable y honesta NO ES GHOSTING. 

La principal característica del ghosting es la ASIMETRÍA: SÓLO UNA DE LAS PARTES HA FINALIZADO LA RELACIÓN sin comunicarlo a la otra.

¿Quieres saber más acerca del ghosting y cómo lidiar con él? Te invito a escuchar el episodio 34 de Psicología Al Desnudo.