Mini guía para discutir de manera sana

 

Derribemos la idea de que discutir es malo. 

 

Además de que las discusiones no son negativas en sí mismas, las necesitamos para construir conjuntamente ideas, acuerdos, y conclusiones. 

 

En cualquier vínculo entre humanos existen debates en los cuales las personas intercambian sus opiniones o creencias en relación a un tema en particular. ¡Y eso está bien!

 

Entre amig@s, familiares, colegas y miembros de una pareja se atraviesan momentos de disputa por diferentes motivos. Generalmente, vivimos los enfrentamientos con hostilidad porque solemos ponernos a la defensiva y atacar agresivamente: aumentamos el tono de voz, echamos culpas y nos abalanzamos hacia quien consideramos nuestro rival. 

 

Con este panorama, las discusiones se vuelven altamente disfuncionales y dañinas. No nos ayudan a crear soluciones en conjunto.

 

¿Quieres saber cómo gestar discusiones funcionales y sanas? 

Entonces, este descargable gratuito es para ti.