fbpx Skip to main content

Existen 8 conductas que destruyen la pareja: la erosionan por dentro y no paran hasta acabar con ella por completo.

Para cuidar la salud de cada pareja, detectar cualquiera de estas conductas debería encender nuestras alarmas para ponernos en acción y buscar soluciones.

Si no se comprenden, gestionan y resuelven, esto desgastará y -eventualmente- destruirá por completo nuestra pareja. 

¿Cuáles son esas 8 conductas que destruyen la pareja?

¿Cuáles son las 8 conductas que destruyen la pareja?

1. Mantener un compromiso condicional:

El pensamiento, consciente o inconsciente,  que se encuentra detrás de este tipo de conducta es del tipo “Estoy en esta relación hasta que encuentre a alguien mejor”.

El compromiso frágil tiene muchas consecuencias: No se tiene en cuenta a la pareja cuando se hacen planes de vida como mudarse o planificar proyectos personales importantes en los cuales la otra persona queda completamente por fuera. Esta es la primera de las 8 conductas que destruyen la pareja, porque destruye dos pilares de cualquier relación sana: la estabilidad y la confianza mutua.

2. Mentir:

Mentirle a la persona con quien estamos en pareja, mucho más en algo que le incumbe a la otra persona directamente, atenta contra la salud de la pareja. La mentira va erosionando la confianza, quebrando poco a poco la base de la relación. 

Un ejemplo de esto es utilizar el dinero en común para algún asunto personal, ocultándolo a la pareja.

3. Formar una coalición contraria:

La tercera de las 8 conductas que destruyen la pareja consiste en aliarse con un/a tercer@ por fuera de la pareja, para tomar decisiones que pertenecen a la pareja. Esta alianza es peligrosa por dejar por fuera a la persona que debería estar incluída, y dándole ese lugar de tomar decisiones a tercer@s. 

Un ejemplo de esto puede ser el caso de alguien que se alía con su madre para tomar decisiones que le incumben a la pareja -como decisiones sobre la casa en la que viven- desplazando así a la otra parte de la pareja y relegando a ésta a un rol secundario en su propio vínculo..

4. No apoyar a la pareja:

En algunas situaciones las personas atravesamos momentos complicados. Si nuestra pareja no está con nosotr@s en momentos de este tipo, esta situación tendrá un impacto negativo y profundo en la pareja. Generalmente el momento en el que alguien tan importante como la pareja no estuvo presente, queda grabado en quien percibe esa falta de apoyo.

Por eso, si bien no siempre podemos sostener a otr@s en momentos difíciles, ya que existen circunstancias en las que no somos capaces, esta no puede ser la regla en una pareja saludable. Es fundamental hablar, entender y sanar esas situaciones para que no vuelvan a la pareja como reproches en futuras discusiones.

5. No demostrar interés sexual:

La falta de interés sexual puede suceder sin ser buscada, sin intención de que suceda. Sencillamente ocurre y perdemos el interés sexual.

Pero cuando ocurre, es importante que exista una comunicación respetuosa, abierta y afectiva de lo que nos sucede. Es fundamental hablarlo y buscar soluciones, ya que la sexualidad es uno de los pilares de la pareja. 

Si sencillamente lo dejamos y no nos damos la oportunidad de hablarlo y entender qué está sucediéndonos, esto puede destruir el vínculo.

La falta de interés sexual es una de las 8 conductas que destruyen la pareja

6. Ser injust@s:

Los desequilibrios en la pareja hacen que la persona que hace más comience a desgastarse y sentirse cada vez con mayores deseos de alejarse de quien no está haciendo o dando tanto como ella. Sentir que la injusticia es continua destruirá la pareja más temprano o más tarde.

Estos desequilibrios pueden ser en lo económico, cuando un@ gasta muchísimo más que la otra persona siendo el dinero de amb@s; pueden ser también relativos a las tareas, cuando un@ hace todas las tareas del hogar mientras la otra no tiene ninguna responsabilidad.

7. Comportarse egoístamente:

Hay situaciones en que un@ debe “sacrificarse” para demostrar el amor a la otra persona. Un ejemplo de esto es hacer algo que no nos apetece del todo, por entender que es algo valioso e importante para la persona con la que estamos en pareja, y si bien no es una elección que haríamos individualmente, acompañarla en su deseo no traiciona lo que somos.

Por eso cuando todo lo que hacemos está ligado únicamente a nosotr@s mism@s y nuestro disfrute, no permitiendo que la otra persona entre en juego en nuestras decisiones, esto sin duda va creando distancia entre amb@s, y la sensación de que la pareja no es importante para quien se comporta con egoísmo.

8. Incumplir las promesas:

Cuando hacemos promesas a nuestra pareja y no las cumplimos una, dos, tres y más veces, o de manera crónica, esto va rompiendo la confianza y da lugar a la decepción, que es un sentimiento que suele anteceder al momento en que acaba el amor.

Un ejemplo de esto son promesas del estilo “te juro que no volveré a consumir más” o “prometo que voy a ser más compasiv@, más respetuos@ (o cualquier otro atributo)”.

¿Reconoces una o más de estas 8 conductas que destruyen parejas presentes en la vida de tu pareja, y quieres transformarlas en motor de aprendizaje?

Expón el problema y busquen soluciones en conjunto. Si quieren comenzar un proceso terapéutico para trabajar en ellas, contáctanos y solicita una primera sesión de terapia de pareja.