fbpx Skip to main content

Educar nuestra mente es posible por una razón: Nuestro cerebro muta a través de la experiencia. Lo que vivimos, nos cambia también físicamente. ¿Quieres conocer el secreto para educar nuestra mente descubierto gracias a la ciencia?

Hace ya unos cuantos años, l@s neurocientífic@s descubrieron que el mito de que el cerebro era una masa estática de células que no podían recrearse o moverse, era MENTIRA. Hoy, el concepto de NEUROPLASTICIDAD es de los más influyentes de las neurociencias, y podemos usarlo para mejorar nuestra vida cotidiana.

Los 4 pilares de una mente sana según Richard Davidson

Este investigador, psicólogo y neurocientífico creó un esquema para comprender cómo desarrollar una mente sana.

Su esquema consta de 4 pilares: consciencia, conexión, percepción y propósito. Exploremos una a una.

Richard Davidson desarrolló un esquema de 4 pilares para una mente sana.
  1. Consciencia: Es la capacidad de focalizar nuestra atención y traerla al momento presente. Este pilar es fundamental para considerar que una mente es saludable.

Ser conscientes es LA habilidad con mayúscula, ya que hay una diferencia ABISMAL entre quienes viven de manera CONSCIENTE y quienes lo hacen llevad@s por la marea de lo inconsciente a tomar cada decisión que “aparece” en su vida casi como por arte de magia, o sin que lo noten.

Para ayudarte a saber si eres una persona consciente, puedes responderte a ti mism@ preguntas como: ¿Escucho a mi cuerpo y cómo se siente? ¿Vivo en el presente? ¿Dedico tiempo a actividades que me generan placer? ¿Le permito a mis emociones desagradables aflorar sin juzgar? 

  1. Conexión: Se refiere a la cualidad de nutrir de manera armoniosa las relaciones con otras personas. Cualidades como apreciación, compasión, benevolencia, actitud positiva y amable.

En conexiones auténticas tenemos relaciones interdependientes, donde necesitamos gente y a veces decepcionamos a la gente; relaciones reales. No nos presentamos de la forma en que ell@s quieren que lo hagamos, sino que somos REALMENTE nosotr@s: reales. Con nuestros límites, nuestras virtudes y nuestros defectos.

  1. Percepción: Se trata de la narrativa que tenemos de nosotr@s. Una mente sana tiene la capacidad de cambiar las creencias negativas de sí misma por otras positivas y creer firmemente que esas creencias positivas le definen.
La percepción es la narrativa que nos contamos a nosotr@s mism@s.

Las historias que nos contamos a nosotr@s mism@s determinan la forma en que enfrentamos el mundo. Cuando contamos nuestra situación, contamos una historia de nosotr@s mism@s que compone nuestra identidad en ese momento. Pero no lo hacemos de cualquier forma: la historia que nos contamos busca que nuestro comportamiento y emociones sean coherentes. 

Es importante conocernos para cambiar -o mantener, si creemos que va en consonancia con nuestra esencia- la historia que nos contamos, ya que ello nos acercará a la persona que queremos ser. 

  1. Propósitos: Saber que nuestra vida está encaminada hacia la dirección concreta hacia la que queremos ir. 

¿Cómo podemos desarrollar estos pilares en nuestra vida? Nuestro cerebro no está fijo, está en constante movimiento y aprendizaje. Esto quiere decir que se adapta y podemos enseñarle cosas y entrenarlo.

Este es el secreto para educar nuestra mente: Podemos emplear el poder de la neuroplasticidad para modificarlo para nuestro bienestar.

¿Qué es la neuroplasticidad?

Es la potencialidad de nuestro cerebro de modificarse como reacción a nuestro entorno, para formar conexiones nerviosas en respuesta a información nueva, a estimulación sensorial, o daños.

Es decir que nuestro cerebro puede modificarse a raíz de las experiencias que tenemos, creando conexiones nuevas que permiten nuevas habilidades, con neuronas que mueren y otras que se readaptan, etcétera.

Basta con activar el cerebro de la forma adecuada. Aunque es cierto que existen varios factores que perjudican la NEUROPLASTICIDAD:

  1. Dormir mal y no tener momentos para desconectar.
  2. La falta de movimiento físico.
  3. Fumar y tomar más de 2 copas de vino al día.
  4. Una dieta rica en grasas saturadas y azúcares.
  5. Comer pocos vegetales.
  6. El colesterol, glucosa o tensión altos.
  7. Tener pocas relaciones sociales. Aislarse.

El tejido nervioso es un sistema dinámico, adaptable y plástico, capaz de crear nuevas conexiones neuronales, reorganizar las rutas que ya existen y generar nuevas neuronas en el hipocampo. 

¿Alguna vez entrenaste tu mente?