fbpx Skip to main content

Soy Melina Piedra, psicóloga del equipo de PsiMammoliti, y en este artículo te hablaré de la terapia de pareja -modalidad que ofrezco de manera online-: qué es, cómo se trabaja en la terapia de pareja, porqué y cuándo es necesario acudir a ella.

Más allá de que nuestra pareja se encuentre o no transitando una crisis, es recomendable informarse acerca de esta terapia, de manera que cuando se presente un problema en el vínculo podamos disponer de un dispositivo que nos ayude a evitar que la relación empeore o llegue a un punto crítico.

¿Qué es la Terapia de Pareja? 

La terapia de pareja es una modalidad de psicoterapia que tiene por objetivo mejorar la comunicación y resolver problemas dentro de la relación íntima de pareja específicamente. Muchísimas relaciones logran a diario reconstruir lo que algún día tuvieron gracias a la ayuda que provee la terapia de pareja. Es apasionante ver estos procesos y cuánto se logra al final del camino.

Si estás preocupado/a acerca de tu relación de pareja -por cualquier motivo- y sentís que la pareja se encuentra en un punto en el que es imposible llegar a una conclusión de manera individual, es probable que encuentres un gran beneficio al recurrir a la terapia de pareja.

Cada pareja es diferente -en las características de sus miembros y en sus dinámicas-.  Por eso al decidir buscar ayuda, la elección dependerá de la naturaleza del problema que están enfrentando y de cada persona involucrada.

¿Cómo se trabaja en la terapia de pareja? 

Existen una serie de puntos clave en la terapia de pareja, que veremos a continuación.

  • La primera cita: Por regla general a este primer encuentro acuden las dos personas que conforman la pareja. Sin embargo, hay ocasiones en que -por diferentes motivos- acude sólo un miembro de la pareja. 

Si un integrante de la pareja no quiere comenzar terapia, es un error intentar convencer u obligar a ese miembro a hacerlo. Iniciar este proceso requerirá del deseo de ambas partes. 

Que una persona no quiera hacer terapia de pareja no significa necesariamente que no quiera resolver los problemas que puedan tener; puede tratarse simplemente de que prefiere no utilizar este recurso.

Una recomendación para estos casos es acudir el primer día para obtener información, y de esta manera tomar una decisión libre e informada. Pero si no existe motivación, no se puede forzar. 

  • Es un trabajo de pareja: Una vez que ambas personas deciden dar inicio al proceso de psicoterapia de pareja, se trabaja con ambos miembros de la pareja a la vez. 

Esto no quita que a lo largo del proceso de terapia puede haber ocasiones donde el o la terapeuta quiera hablar con cada persona por separado -por cuestiones relativas a la dinámica del vínculo o de la terapia-. En este caso se dará la sesión de manera individual con la persona citada por la terapeuta.  

En lo personal trabajo mucho con ejercicios que deben llevarse a casa, con el objetivo de recoger información emocional que va surgiendo a medida que transcurren los días entre cada sesión. 
  • La frecuencia de las sesiones: Lo habitual para la periodicidad de las sesiones es que sea de una vez por semana al principio del tratamiento, pasando a distanciar las sesiones de manera quincenal a medida que se van alcanzando los objetivos establecidos.

¿Por qué acudir a un/a terapeuta de parejas?

Lo cierto es que no existe una respuesta única y universal que reúna todos los motivos que pueden llevar a una pareja a tomar esta decisión. Existen muchas preocupaciones diferentes, propias de la vida de cada pareja.

Dicho esto, algunos problemas que suelen abordarse satisfactoriamente en la terapia de pareja son:

  • Falta de confianza
  • Infidelidad
  • Celos
  • Falta de comunicación
  • Problemas financieros
  • Estrés relacionado con el trabajo
  • Diferentes necesidades sexuales u otros problemas sexuales
  • Conflictos familiares
  • Diferentes objetivos y valores
  • Diferentes estilos de crianza
  • Cambios vitales de todo tipo

Como mencioné, esta lista no es exhaustiva y cada situación es única. Esto significa que podés venir a terapia con tu pareja a resolver cuestiones que no estén detalladas aquí. Cualquiera sea la preocupación que tengan, es importante hablar con un profesional especializado en la temática para poder trabajar lo que aqueja a la pareja.

¿Cuándo se vuelve NECESARIO considerar el dispositivo de la terapia ?

Hay señales que muestran que una relación necesita de una intervención externa para que la problemática sea resuelta. Es decir, existen alarmas que indican que es momento de recurrir a la terapia de pareja. 

Las señales más habituales que podemos identificar son las siguientes:

  • Problemas de comunicación 
  • Ausencia de afecto
  • Falta de intimidad en la pareja 
  • Pérdida de la sensación de bienestar o felicidad
  • Desconfianza

A veces la solución comienza con un pedido de ayuda. En algunas ocasiones es bueno buscar a un/a profesional que nos asista para ver las cosas que no podemos o no queremos ver por nuestra cuenta.

Si querés conocer cómo iniciar este proceso de terapia conmigo, hacé click aquí.